sábado, 27 de junio de 2009

El Tren de los Sueños (capitulo 4)

Para terminar de descolocarme más aun solo faltaban esas palabras sin sentido...seguro que todo era una broma y ahora el cachondo de mi primo quería darme una sorpresa, ya está, era eso!!
Avancé por el pasillo en su búsqueda, que seguro estaba escondido y partiéndose de risa con la historia que había montado...llegué al final del vagón y abrí la puerta que enlazaba con el otro vagón para seguir buscándole, y sorprendentemente al entrar a este otro, era como si no fuese el mismo tren, pasé de un diseño moderno, actual a un diseño antiguo, era muy extraño...del techo colgaban lámparas en forma de lágrimas cristalinas y la luz que desprendía era tenue. Estaba decorado como de los años 60, lo más curioso es que desprendía un olor a húmedo que lo hacía más peculiar.

Me crucé con una mujer que parecía la azafata, su sonrisa me gustó y me dio confianza, me apresuré para preguntarle cuanto faltaba para llegar, así saldría de dudas...

-Perdone, sabe usted cuanto falta para llegar? (Me miró y muy seria me dijo):
-No lo sé, hacia que destino se dirige? (Fortuita pregunta la suya...)
-La verdad es que no se pronunciar muy bien el nombre y me da vergüenza pero pienso que no debe quedar mucho por llegar, es que me quedé dormido y no sé si me podría haber alejado...( no sé realmente lo que le estaba diciendo con tal de que no supiera la verdad). Ella seguía mirándome seriamente como si estuviera esperando a que le dijera algo más y entonces contestó:
-Si lo desea puede acompañarme a enfermería y allí revisaran si hay algún fallo en su memoria.
-Perdón? a enfermería? creo que no me ha entendido, no necesito a una enfermera, sólo quiero saber si falta mucho para llegar a la próxima estación!
-Señor, la próxima estación está en su cabeza, usted decide donde y cuando termina su viaje y si me permite...( y así sin más se fue dejandome más confundido de lo que estaba) Entonces mi primo tenia razón?

Ya no podía más, cogí el móvil y lo llamé, y rápidamente contestó:

-Primo, estás bien?
-Donde estás? me estoy poniendo muy nervioso y sabes que me puede dar un ataque, así que sal de tu escondite y ven a explicarme que coño está pasando!
-No tío, yo también estoy igual, aunque la cosa es que seguro que tiene que ver con lo que bebimos ayer en aquel local...
-No me jodas!, ahora no me vengas con cuentos, que el ron no me ha metido en un tren!
- Ya, pero yo también estoy hecho un lío, mi destino es Taiwan, que cabrones no sé porque en tren, esto es de locos...Mira hacemos una cosa vamos a...
-Mira voy a parar el tren, justo aquí hay una palanca de esas para que se detenga, ya no soporto esto!( y bajé la palanca accionando la alarma)

El tren reducía la velocidad y al fin se detuvo, se abrieron las puertas, el aire frío golpeo en mi cara devolviendo lentamente imágenes que no recordaba y con los ojos cerrados pude ver como retrocedía mi mente unas horas atrás y por instantes recordé que estaba haciendo en este tren.

2 comentarios:

Patricia dijo...

Mi hermano y tú teneis cierta conexión con la mentalidad asiatica pq leyendoos siempre me recordais a algo que he visto o he leído de algún autor asiatico.
Mira la sinopsis de la peli 2046
"Era escritor y pensaba que escribía sobre el futu-ro, pero realmente escribía sobre el pasado. En su novela, un misterioso tren salía de vez en cuando hacia el año 2046. Todos los que iban en él tenían la misma intención: recuperar su memo-ria perdida. Se decía que en el 2046 nada cambiaría. Nadie sabía a ciencia cierta si era verdad, porque ninguno de los que fueron volvió jamás. Excepto uno. Estuvo allí. Eligió marcharse. Quería cambiar."
Te suena??

Por cierto la peli está muy bien y vuestros relatos tb! ;))

Giovanni dijo...

Ostia que bueno! jaja! A ver si le hecho un vistazo...que curioso! y muchas grácias!!!
Un petonás, muaaaaaaaaaaaaaaaaak!