jueves, 8 de abril de 2010

Yo, ellos...


Hoy me doy el permiso de escribir algo distinto, salir de lo convencional en mi estilo y dejarme sorprender por algo que me ha llevado a una reflexión en una conversación que mantuve con mi hermano mayor, y me derivó a hablar de algo de lo que los seres humanos pecamos constantemente...


Por ello está titulado como "Yo, ellos", el tema es el de no actuar sin recibir, cuando uno espera en la vida, mejor que se quede sentado...


Ya sea por orgullo o egoísmo, o ambos unidos, tendemos a reprimir impulsos de amor que acaban infectados por la ira de una mente confusa que diseña nuestro ego para sentirse libre, libre de amar sin que sea recíproco. Al ego no le agrada sentirse dañado, humillado...necesita estar por encima de todo, solo, ante el peligro de ser juzgado.


Buscará artimañas para defenderse de quien ose aplastar una imagen perfecta sobre si mismo, y en esa lucha mente-ego, ego-mente se desvanece la acción de amar y la energía se transforma en represión... la única cosa que nos separa de los animales!


Intransitable y complejo para el ser que ante todo, en esta vida de prisas y encuentros con unos y con otros, estamos hechos para relacionarnos, para compartir, para darnos amor, respetarnos y llevar una vida plena, en la medida de lo posible, sin hacer daño a los demás pero sobre todo a uno mismo.

10 comentarios:

GIORGIO dijo...

Nene pequeño,
me parece muy bien todo lo que escribes y mas si he tenido el honor en que sea yo el que te haya inspirado en esto. Por una conversacion a la que no has entendido y te tendras de dar cuenta por ti solo, lo que tienes que aprender. Cada dia se aprenden cosas nuevas y se conoce gente nueva.Hay muchos caminos por elegir pero siempre vamos por el mismo camino aunque no nos demos cuenta.
Un abrazo señorito.

Giovanni dijo...

Como te dije ayer,no se trata de discutir sobre quien tiene la razón, y si no entendí será porque alomejor no te explicas bien...porque tonto no soy.
Esta claro que cada día se aprenden cosas nuevas, pero hay que ir con cuidado del lugar del que uno toma conocimiento de ese aprendizaje...

Laura dijo...

Ains, espero q no utilicéis el ciberespacio para seguir debatiendo ^^
Sería tan bello que todos actuáramos movidos por nuestros sentimientos sin esperar nada a cambio... Pero ciertamente acabamos por acostumbrarnos a recibir a cambio y nos viciamos

Longinus dijo...

¿No os dais cuenta?

Ninguno de los dos tiene razón, y a la vez la teneis ambos, porque la verdad es relativa, y depende del ego de cada uno. Sí, ese ego del que hay que desprenderse.

Por tanto, discutiendo sólo conseguireis demostrar no haber abrazado ese concepto, que por cierto explicó muy bien youban ki hace unos dias en su blog.

Jordi, tampoco me parece muy sabio tratar despectivamente a tu hermano con términos como "nene pequeño" y "señorito", así en público para que lo leamos todos...

Creo que aún nos queda mucho por aprender a todos. Hechos como éste me lo demuestran cada dia. Me alegra saber que seguimos intentándolo ;)

Giovanni dijo...

Tengo que darte la razón en lo que dices Dani, pero por otra parte tambien debo decir que solo mi hermano y yo conocemos el desarrollo de nuestra relación, tan solo el y yo sabemos que vínculo nos une y por que nos damos el permiso de expresar ya sea en un blog o en persona nuestras diferencias...
Internet hoy en día nos ofrece la libertad de expresar lo que a uno le venga en gusto...sea a través de conceptos que nos aporta la conciencia, o sea desde la pura cotidianidad simple y compleja en estado puro, donde juega la moral, y la dignidad que juzga una sociedad que habita sin mas querer tan dentro de nuestro recondito ser.

Longinus dijo...

En realidad mi critica es independiente de vuestro conflicto particular. Seria aplicable a infinidad de casos. Solo quiero decir que es el ego el que os impide llegar a un acuerdo, del mismo modo que ese mismo ego define eso que "solo tu hermano y tu" sabeis.
Todo es mucho mas sencillo de lo que en muchas ocasiones queremos ver.

yóubàn Ki dijo...

Cualquier situación que te encuentres en la vida y que genere en ti solo un mínimo de "incomodidad" es una maravillosa oportunidad para perdonar. La paz interior que te transforma y transforma "el mundo" que te rodea, se empieza a experimentar cuando empezamos a aplicar el verdadero perdón.

Un abrazo,

Giovanni dijo...

Gracias Yóubàn ki!

A.C. dijo...

Tenés razón en todo lo que decís. Es cierto y es triste que no podamos entregarnos por el simple hecho de asi sentirlo, no?
De todas formas creo que cada ser humano tiene sus instantes de plenitud en donde se brinda por completo sin esperar nada a cambio y en muchos casos... ese momento acaba cuando no recibe la respuesta que espera. Es feo pero es asi... hay veces en las que nos dejamos ser en respuesta a la respuesta del que tenemos en frente.
Te invito a visitarme, quizás trate un tema más trivial esta vez pero me gustaría saber tu opinión. Dejo mis saludos, como siempre

Lorena dijo...

Cuando amas a alguien con la razón,el amor no puede ser constante. Cuando amas a alguien con el corazón,el amor siempre está ahí, como lo está la comprensión.

...la mayoría de personas no entienden el perdón...Siempre se piden perdón unas a otras, cuando lo q cada una de ellas necesita es perdonarse a sí misma por haber creado una situación dónde es necesario el perdón...

Si escuchamos a nuestro ego en vez de a nuestro corazón...siempre necesitaremos q nos perdonen para poder sentirnos mejor..

y despúes de mi cursileria..

comentar q he leído hoy un libro precioso de constelaciones y animales... y decir q suerte q la naturaleza no tiene ego, y los animales...ha excepción del perro q ha tenido q desarrollarlo por culpa del humano...que sinoooo vaya mundo más kaótico nos esperaba todavía!