miércoles, 2 de marzo de 2011

Volé...

Soñé que iba en un tren, un tren que volaba, y volé..., volé hasta los cielos que tus ojos pintaban, y ante mí apareciste.

Te observé de cerca, y de lejos te vi, parecida a la imagen de un pasado que arrasó con los años, y difusa se perdió embriagada entre la luz de la luna.

El sol despertó entre maullidos que arañaban la mañana bajo la ventana...
y tímida tu sombra se acercó a mí, persiguiéndome tus dedos se enredaron con mis manos, y atrapada mi alma se enganchó a ti.

Un pianista diseñó un vestido a tus poemas, y con su música soñé que iba en un tren, un tren que volaba, y volé..., volé hasta los cielos que mis ojos pintaban y ante mí, fue robada tu alma.

2 comentarios:

Laura dijo...

Ya te vale robador de almas...
mira que te gusta eh???

GIORGIO dijo...

Ei hermano esta esperando yo esta entrada tuya :) aunque sabes difuminarla muy bien con tus palabras un abrazo