martes, 23 de noviembre de 2010

Mirame


No digas nada...mirame. Deja que tu ojos me abracen, que se fundan nuestras almas entre la espesa niebla que atraviesa lo invisible, y justo ahí, dejate arropar en el superfluo murmullo agitado que manifiesta tu ser.

Y después... el silencio será nuestro aliado.

Ya no quedarán palabras que decoren nuestras vidas para entendernos mejor.

Deja que te embriague este momento.

Abre los ojos.

Mirame.

3 comentarios:

Entrelineas dijo...

mmmmmm...ver con los ojos de tu ser....precioso..

Giovanni dijo...

gracias :)

Laura dijo...

:) Mirame...
Me encanta, es muy intenso ^^