domingo, 20 de septiembre de 2009

El espejo...

Estaba contento y no sabia porqué, sabia que algo había hecho cambiar esa actitud interna en mi aunque no lo recordaba me atreví a imaginar que quizás hubiera sido algo que me hubiera pasado entre sueños esta noche...Me afeité y mirándome en el reflejo del espejo atravesé mi alma, se estaba riendo de mí...me acerqué tanto que algo me empujó hacia ella traspasando el espejo.


Aparecí entre la oscuridad donde la sombra de alguien parecido a mi me hacia señas de que le siguiera, no lo pensé y sin más le seguí...Una luz fue alumbrando progresivamente el lugar oscuro en el que me encontraba y pude ver como los colores llenaban de vida el entorno y daban formas a cada cosa que se acercaba a mis ojos.


Caminaba sobre un campo lleno de césped de un verde intenso, ¿mis pies eran unas patas de perro?, ¡de un perro enorme! (por el tamaño imagino...), pero pude ver que el resto del cuerpo era el de un perro, ¿así que no sé que hacía dentro de un perro?, sintiendo cada paso que daba y respirando como un animal, comencé a correr y a correr y me encontré con la sombra de ese alguien que se parecía a mi, de repente me paré a su lado y me miró, me acarició la cabeza y me dijo:


-Muy bien jacky!











Continuará...

2 comentarios:

Longinus dijo...

¿Lo has soñado en serio? Seria bueno vernos a nosotros mismos desde la mirada inocente, no condicionada ni sujeta a prejuicios, de un perro. Nos daríamos cuenta de lo estúpidas que somos a veces las personas...

GIORGIO dijo...

A veces la compañia de un perro la extrañamos el otro dia viendo el barça, estaba yo en la cocina y marco el barça entonces como siempre cuando estoy solo pues lo celebro con los peeros y me paso una cosa: dije: gooooooooooollllllll jaky gooooooooooooolllllllll y cuando me di cuenta mi otro perro roni hizo como una cara de extrañado y yo me quede flipando al mismo tiempo porq me quede callado al momento.